autor·baile·cine·erótica·extranjero·Fanfic·FanficThursday·new adult / young adult·paula de vera·romántica·Saga

#FanficThursday: Step Up (Capítulo 37)

The Only One – Camille&Moose (Step Up Fanfic)

Capítulo 37 – ¡Sorpresa! (Las Vegas)

Andie está frente al espejo, observando su reflejo con gesto crítico y, dicho sea de paso, poco convencido. ¿O son los nervios? Sonrío sin quererlo al recordar el día que fui a rescatarla a aquel antro de fashion victims para que viniese a bailar a Las Vegas con Sean y el resto de la banda. Dudo que se arrepienta de esa decisión pero, al mismo tiempo, no estoy seguro de cuánto le daría tiempo a aprender de moda en aquellos meses. De todas formas, para mí siempre será la bailarina callejera que apostó por sacarme de las sombras y demostrarme que podía hacer algo más.

-Sigo pensando que estás mejor con gorra y zapatillas -opino entonces.

Ella, como no me ha oído llegar -me he asegurado de no hacer ruido al entrar, más por costumbre de vida que por otra cosa- pega un brinco y se gira al tiempo que procura no pisar uno de los pliegues del enorme vestido blanco en el que ahora mismo se encuentra enfundada. Veo cómo, tras recuperarse y sonreír a medias, su gesto se transforma en una máscara de nervios. Se muerde el labio inferior, agacha la barbilla, resopla y cambia el peso de un pie a otro al tiempo que se echa discretas miradas en el espejo. Tengo que admitirlo: está preciosa, pero tampoco es para menos. Hoy le toca a ella dar el “sí, quiero”.

-¿Qué opinas? -me pregunta, sin convicción.

Y reconozco que su pregunta me sorprende, porque a ver quién os creéis que tuvo que acompañarla a escoger el vestido.

-Pueeees… -frunzo los labios como si realmente meditase sobre ello-. Creo recordar que después de tres horas de probador y unos veinte modelos diferentes, este fue el único en el que estuvimos definitivamente de acuerdo… -veo cómo vuelve a agachar la cabeza, sonrojada, y no puedo evitar reírme a la vez que doy un giro teatral para que contemple mis propias pintas-. ¿Y tú? ¿Qué opinas?

En mi caso, la elección fue de Camille, pero sé que jamás en mi vida me sentiré cómodo con un traje así. Parezco un pingüino.

-Pueeees… -me imita Andie, antes de acercarse a ajustarme la pajarita-. Pareces recién salido del Polo Norte…

-¡Venga ya! -ahora me toca a mí ponerme como un tomate pero, cuando a ambos se nos pasa el ataque de risa, un silencio cómodo se instala entre ambos por unos segundos-. ¿Nerviosa? -pregunto entonces.

Andie sacude la cabeza a la vez que vuelve a morderse el labio con nerviosismo.

-Bueno… No sé si alguna vez lo había imaginado así -de repente, muestra media sonrisa sarcástica-. Aunque creo que eso no es nuevo para ti.

Sonrío a la vez. Andie tiene razón: hace 6 meses que yo pasé por este mismo trance con Camille, pero creo que jamás lo hubiese imaginado así. O al menos, tan maravilloso como realmente fue. Los sentimientos que te invaden durante los minutos y segundos que dura ese día no los esperas, pero tampoco los olvidas jamás.

-Todo irá bien -le aseguro-. Solo espero que a Eddy no se le hayan olvidado los anillos…

Andie se ríe con ganas y yo la secundo. Es sorprendente cómo, a pesar de los años y la distancia, somos capaces de reírnos de los mismos chistes y entendernos casi sin necesidad de palabras.

-Por cierto, ¿cómo está Camille? -me pregunta ella entonces-. Espero que se le haya pasado ya la indigestión que tenía estos días…

Yo hago un gesto con la mano, procurando quitarle importancia, aunque es cierto que he estado preocupado por el fuerte ataque de gastroenteritis que ha sufrido Camille durante esta última semana. Pero ayer por la mañana fue al hospital y por lo visto no hay nada anormal, solo un virus pasajero que, gracias al cielo, no le ha impedido venir hoy a la ceremonia.

En ese instante, como si la hubiese invocado, aparece igualmente por la puerta del cuartito que le han cedido a Andie en el hotel para cambiarse. Y la respiración se me corta de nuevo al contemplar lo guapísima que está. Lo cierto es que, para no repetir los colores de las damas de honor de nuestra propia boda, Cam había sugerido cambiar a un tono violeta rosado que Andie había aceptado enseguida. Vestido corto, un solo tirante y caída en capas amplias, ceñido en la cintura. Para cualquier hombre con dos dedos de frente, ese atuendo quita el hipo. O eso, o que yo estoy de más de enamorado de ella.

-Está todo listo, chicos -nos avisa entonces con una sonrisa.

Yo cruzo una mirada de complicidad con Andie antes de aproximarme a mi esposa, darle un suave beso en los labios y salir con ella al pasillo. Eddy también está allí, dispuesto a llevar a Andie del brazo hasta el altar, donde ya debe estar Sean esperándola. Pero todos nos quedamos petrificados en el sitio, especialmente la futura esposa y yo…

Cuando vemos aparecer en el hall a Sophie y a Chase cogidos de la mano.

El tiempo se detiene. Nos miramos. Chase repasa de una manera a Andie que me dan ganas de darle un puñetazo en la nariz, a pesar de lo amigos que fuimos en su día. Y Sophie…

No la he vuelto a ver casi desde que dejó la MSA, pero se me cierra la garganta cuando veo cómo nos mira alternativamente a Camille y a mí. Mi brazo, como es lógico, rodea su cintura. Y, sin saber por qué, alzo la mano contraria, donde tengo mi alianza, para que sea perfectamente visible. Es solo un acto reflejo, pero los ojos de Sophie se abren por una centésima de segundo debido a la comprensión.
Sin embargo, su reacción acto seguido me descoloca. Sonríe como si supiera que aquello podía pasar y ambos se aproximan lentamente. Y los que estamos nos quedamos quietos como estatuas hasta que Chase es el primero en abrir la boca cuando llega a nuestra .
altura
-Hola, Andie. Cuánto tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .